¿Por qué la adherencia al tratamiento es importante en la EM?

Para las personas afectadas por la esclerosis múltiple (EM), puede resultar complicado seguir la pauta de tratamiento prescrita por el profesional sanitario. “Especialmente tras el diagnóstico de la EM, en el que se puede producir una negación de la enfermedad, siendo la medicación un recordatorio constante de ésta” comenta Mercè Lleixa, enfermera especializada en esclerosis múltiple del Hospital Moisès Broggi (Sant Joan Despí, Barcelona). En ocasiones, algunos factores propios de la enfermedad como por ejemplo su curso impredecible o bien algunos síntomas específicos (la ansiedad o depresión, los problemas cognitivos como el olvido o bien la fatiga), pueden dificultar la adherencia al tratamiento1. “Otro obstáculo a la adherencia al tratamiento lo observamos en pacientes que se encuentran bien, puesto que no ven la necesidad de tratarse”, añade Mercè Lleixa.


Según la OMS, la adherencia se define como el grado en el que el comportamiento de una persona- tomar la medicación, seguir una dieta, y/o llevar a cabo cambios de estilo de vida -se corresponde con las recomendaciones acordadas con el profesional sanitario2.


Para Mercè Lleixa, la adherencia al tratamiento es especialmente importante en esta enfermedad crónica: “Sobre todo para reducir la tasa de brotes y también de incidencias hospitalarias asociadas al incumplimiento del tratamiento”. Una adherencia al tratamiento insuficiente en la EM suele conducir a la reaparición o bien el empeoramiento de las recaídas, aumentando de este modo la probabilidad de ingresar en el hospital1. Por este motivo, en la EM y especialmente en aquellas personas que requieren de un tratamiento a largo plazo, es importante evitar su discontinuación1.


Una comunicación abierta con el profesional sanitario es vital para mejorar la adherencia al tratamiento. Conocer la naturaleza de la EM y estar informado sobre el beneficio potencial que se puede conseguir con la medicación prescrita, así como los posibles efectos adversos que se pueden derivar de ésta, también ayuda a mantenerse adherente al tratamiento1.


Para superar algunos obstáculos comunes a la adherencia, como por ejemplo el olvido, existen distintos recursos y herramientas disponibles. En el caso de los tratamientos inyectables, el uso de un autoinyector puede mejorar la adherencia al tratamiento, al disponer de varias funciones (ej.: función recordatorio) que facilitan la inyección de la medicación. También existen varias aplicaciones (apps), como por ejemplo myBETAappTM, que pueden resultar útiles para gestionar la administración del tratamiento1.

Para más información sobre la importancia de la adherencia, puede consultar la nueva infografía.

 

1. Lugaresi A, et al. Fostering adherence to injectable disease modifying therapies in multiple sclerosis. Expert Review of Neurotherapeutics 2014;14:9, 1029-1042.

2. WHO Library Cataloguing-in-Publication Data. Adherence to long-term therapies. Evidence for action. Disponible en: http://www.who.int/chp/knowledge/publications/adherence_report/en/

L.ES.MKT.07.2018.4781